Los expertos se muestran en contra de aplicar el copago en tiempos de crisis

+

En el coloquio organizado por el Col•legi de Metges en el Club Diario de Mallorca.

MIQUEL ADROVER, 22 de noviembre de 2012.

Los expertos coinciden en que la aplicación del copago sanitario sobre los medicamentos provocará un “incremento importante de enfermedades e infecciones”. Esta situación se producirá porque muchos enfermos no podrán pagar sus medicinas y su patología no será atendida ni controlada. Esta fue una de las principales conclusiones a la que se llegó en el debate organizado ayer por el Col·legi de Metges de les Illes Balears (Comib) en el Club Diario de Mallorca sobre el copago sanitario.

El coloquio fue moderado por el presidente del Comib, el doctor Antoni Bennasar. Asimismo, contó con la intervención del vicepresidente del Sindicato Médico, doctor Miguel Lázaro; el presidente de Colegio de Farmacéuticos, Antoni Real; la presidenta de la Asociación Balear de Apoyo a la Fibromialgia, Margalida Pascual, el médico especialista en medicina interna Jaume Orfila y Amedeo Spadaro, profesor de Economía de la UIB.

Todos los presentes aseguraron que incrementar el pago de medicamentos es “un fracaso del sistema y de los políticos”. El más crítico fue el vicepresidente del Sindicato Médico. Miguel Lázaro afirmó que era “perverso aplicar un nuevo impuesto sobre la sanidad con la que está cayendo y con las vergonzosas listas de espera que tenemos en la sanidad balear”. Lázaro cargó con dureza con la gestión de la conselleria de sanidad, tanto del Pacto de Progreso como del actual Govern. “El aparcamiento de Son Espases o la tarjeta sanitaria ya es un copago que sufragan los ciudadanos. Lo más triste –prosiguió Lázaro– es que paguemos el céntimo sanitario con las gasolinas y este dinero se destine a pagar asesores del Govern”. Calificó de “sainete” los cambios constates en la conselleria de Sanidad y de “vergüenza” el incremento en 280 millones de euros en el coste del hospital de Son Espases”.

Estas palabras fueron secundadas por la totalidad de participantes en el coloquio. El doctor Bennasar relató la situación que se vive en Portugal: “Las urgencias se pagan a 50 euros, la atención primaria a 5 euros y las consultas de los especialistas a 15 euros. Esto ha provocado que haya menos urgencias pero se han incrementado de forma importante las infecciones”.

El economista Amadeo Spadaro se refirió a la falta de equidad de este impuesto: “Es una injusticia social, ya que se aplica a las personas que cobran 18.000 euros y tienen muchas dificultades para poder pagar los medicamentos. En cambio, los que cobran 100.000 euros, sin ningún problema económico, solo deben abonar un 20% más que las rentas más bajas”. Spadaro explicó que la mayoría de países europeos aplicó el copago sanitario en tiempos de bonanza económica y ello está permitiendo a los estados conseguir un colchón de ingresos para afrontar la crisis actual.

El presidente del Colegio de Farmacéuticos de Balears, Antoni Real, también se mostró tajante y totalmente contrario a la medida recaudatoria del Gobierno central: “Si se hubiera aplicado en tiempos de bonanza económica otro gallo cantaría. En estos momentos es inaceptable”. Real alertó del descontrol de pacientes con diabetes o hipertensión que no podrán sufragar sus medicamentos. Aseguró que en Balears destinamos el 24% de los recursos sanitarios a pagar los medicamentos, una cifra muy por debajo de la media europea.

Jaume Orfila, médico internista y especialista en gestión sanitaria, afirmó que el copago sanitario “es la historia de un fracaso del sistema”. “No es la solución, ya que no consigue una recaudación suficiente para paliar los problemas de la sanidad actual”, añadió. Orfila relató que un experto realizó un estudio, para un Máster del Comib con la Universidad Politécnica de Valencia, sobre el dinero que generaría la aplicación de diferentes copagos que existen en otros países de Europa: “En el mejor de los casos, aplicando la fórmula de Suecia, se recaudarían unos 59 millones de euros. Mientras que si aplicamos el copago de Portugal únicamente conseguiríamos unos ingresos de 8 millones”.

Margalida Pascual, recordó que un enfermo crónico puede llegar a pagar hasta 90 euros mensuales por sus medicamentos. “Muchos enfermos deben escoger entre dar de comer a sus hijos y tomar las medicinas”.

La eficiencia como solución

Los expertos reunidos por el Col·legi de Metges apostaron por la eficiencia en la gestión como alternativa al copago sanitario. Lázaro apuntó que “los políticos deben adaptarse a las necesidades de los ciudadanos con una gestión racionalizada y eficaz, como por ejemplo una central de compras”. Real abogó por la incentivación del personal sanitario y gravar el tabaco para evitar aplicar el copago sanitario.

Amedeo Spadaro propuso exigir una rebaja de un euro por medicamento a las multinacionales farmacéuticas, lo que paliaría el gasto en medicinas. Jaume Orfila defendió una mejor dotación presupuestaria para la sanidad pública. Consideró que el Govern debería destinar más de 1.000 millones al sistema de salud. Margalida Pascual dijo que los pacientes crónicos pueden hacer poco para ahorrar medicamentos.

Embedly Powered

via Lidium

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X