Los partidos de Balears debaten sus propuestas electorales sobre sanidad en el Comib

  • Los partidos mostraron su unanimidad en favor de la colegiación obligatoria
  • La condición del catalán como requisito o mérito, sin embargo, dividió la opinión de los representantes

Grupo-candidatos-debate-comib-630px

El Col·legi Oficial de Metges de les Illes Balears (Comib) acogió en su sede de Palma, el jueves 9 de mayo, un debate autonómico sobre política sanitaria en el que participaron representantes de PartidoPopular, PSIB-PSOE, Ciudadanos, Més, El Pi, Vox y Unidas Podemos. El acto, abierto a todos los profesionales del sector y que pudo seguirse por videoconferencia en los colegios de Eivissa y Menorca, estuvo moderado por la presidenta del Colegio, la doctora Manuela García Romero, quien expuso los diferentes temas a tratar como las listas de espera, la colegiación obligatoria o el decreto del catalán.

Por parte del PP intervino Isabel Borrás; por el PSIB-PSOE asistió Patricia Gómez; por Més, Joan Albert PouAntònia Martín, por parte de Unidas Podemos; en representación de El Pi tomó parte Jaume Font; Antoni Cañellas por Ciudadanos y Antonio Salvà, de Vox.

Antes de exponer sus programas en clave sanitaria para las próximas elecciones autonómicas del 26M, los representantes políticos realizaron un análisis sobre la presente situación sanitaria.

Isabel Borrás, por el Partido Popular, quiso empezar destacando que “la mayor fortaleza con la que cuentan son los profesionales del sector”, aunque, manifestó la insatisfacción que sienten los mismos debido a situaciones como el desabastecimiento de vacunas, las listas de espera en Atención Primaria o la falta de un programa de medicina preventiva.

Desde el PSIB, Patricia Gómez expresó que durante estos cuatro años han tenido que trabajar para “recuperar algunos derechos” debido “a la situación que nos encontramos como consecuencia del Govern de Bauzá”. “Nuestras políticas de salud son a medio y largo plazo, hemos priorizado y gestionado mejor el presupuesto, hemos recuperado la salud de nuestro sistema sanitario y ahora es mucho mejor. Necesitamos cuatro años más para seguir mejorando”, manifestó Gómez.

Joan Albert Pou, de Més, mostró su satisfacción ante el resultado de esta legislatura. “Los hospitales están llenos de pacientes crónicos”, lamentó, por lo que considera que “afrontar esta situación es uno de nuestros grandes retos”. Pou, además, defendió la necesidad de escuchar a la sociedad en relación a la regularización de la eutanasia.

El representante de El Pi, Jaume Font, expresó la preocupación de su partido ante “la falta de recursos en sanidad” y añadió que es necesario cambiar el sistema de financiación en Balears, “ésta es la gran batalla que debemos afrontar para cumplir nuestras promesas”.

Antoni Cañellas, representante de Ciudadanos, abogó por la sanidad universal y por la implantación de una tarjeta sanitaria única para todos los servicios autonómicos de salud.

La representante de Unidas Podemos, Antonia Martín, recordó los “recortes brutales que se hicieron en la anterior legislatura” y lamentó que “la salud mental sigue siendo la hermana pobre de la sanidad” y que “en Atención Primaria todavía hay centros de salud obsoletos y con problemas de accesibilidad”.

Por su parte, Antonio Salvá, de Vox, destacó que “para apuntalar el sistema hay que reforzar la medicina primaria”, de cuyos profesionales dijo que “hay que” porque “solo ellos son capaces de atender 40 pacientes, cubrir emergencias y salir de consulta a domicilio”.  

Los siete representantes políticos mostraron su unánime apoyo en favor de la colegiación obligatoria, argumentando que este requisito es una garantía de calidad y seguridad que protege a los pacientes. Para acabar con el déficit de médicos en Balears, El Pi y Ciudadanos coincidieron en que se debía subir el plus de residencia. Podemos y PP apostaron por prestar ayudas a la vivienda. El representante de Vox, que centró sus argumentaciones en la lengua, aseguró que “si mi partido gana suprimiremos el catalán de raíz para poder traer a la isla a los mejores profesionales”.

Uno de los puntos que más polémica suscito en el debate organizado por el Comib fue el del requisito del catalán en la sanidad pública. Més, Podemos, El Pi y PSIB mostraron su postura favorable a que el idioma se considere un requisito, a diferencia de PP, Ciudadanos y Vox, quienes defendieron que debía tratarse de un mérito.